Dolor de espalda es uno de los síntomas más comunes de la espondilitis anquilosante