Espondiloartritis: la detección temprana puede proteger sus articulaciones, columna y piel