Inflamación de tendones podría ser señal de alerta para el diagnóstico de espondilitis anquilosante