La atención temprana del paciente con insuficiencia cardiaca puede mejorar su calidad de vida