Diagnóstico temprano puede ser decisivo para detener progresión de la esclerosis múltiple